[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 71: Dios es mi rey
Kantata 71: Gott ist mein König
Cantata Religiosa Compuesta en Muhlhausen

Es esta, al parecer, la segunda cantata de Bach en orden cronológico. Escrita para la posesión solemne, en febrero de 1708, del nuevo burgomaestre y de miembros del concejo de Mühlhausen; en ella aprovecha de modo magnífico todo lo que había aprendido hasta entonces. Tanto los vecinos de la ciudad como los patrones de Bach se mostraron tan complacidos con la obra, que estos últimos ordenaron su edición, lo cual era por entonces un hecho insólito. Lo era tanto, que fue casi la única cantata de Bach que recibió los honores de ser impresa en vida suya.

El libreto se basa en versículos bíblicos y en estrofas de coral, y se compone de coros, arias y recitativos ariosos. Diversos grupos de instrumentos rivalizan con dos grupos vocales, dentro de un estilo que recuerda el esplendor del arte veneciano, tal como éste se refleja en las cantatas de Buxtehude.

La cantata 71 se distingue por la concisión y la variedad de sus siete partes: coros al comienzo y al final, un coro con órgano como tercer movimiento, un aria-coral para tenor y soprano después el primer coro, un arioso para bajo después el segundo, y enseguida,, antes de los dos coros finales, un aria para contralto con acompañamiento de tres trompetas, timbales y órgano.

El espléndido coro de apertura, que se inicia con una triple exclamación de la palabra "Gott" (Dios) musicaliza el versículo 12 del salmo 74, "Dios es mi rey desde el comienzo de los tiempos, de Él proviene la salvación que nos es dada en este mundo". El aria del tenor y la soprano incluye un coral como "cantus firmus". El tono pesimista de este movimiento es el del hombre que, a la edad de ochenta años, le pregunta a Dios por qué lo tiene aún atado a las fatigas de la existencia. A tal inquietud responde el segundo coro, "Que tu vejez sea como tu juventud y Dios te acompañe en lo que emprendas". El arioso del bajo es una declamación vehemente que ilustra las palabras "Tuyos son el día y la noche. Tu dispones el curso del sol y de los astros..." Trompas y timbales traen una imagen de guerra al aria de la contralto, en cuyo curso se repite una abrupta interrupción. El tercer coro se inspira en el versículo 19 del salmo 74, "No entregues al enemigo el alma de tu tórtola". Las voces suplicantes y las flautas, con sus evocaciones onomatopéyicas, le confieren a este trozo una expresión conmovida. El coro final está confiada a todas las fuerzas vocales e instrumentales. Se señala, como hecho curioso, que Bach repita las últimas palabras del texto, "fortuna, éxito y grandes victorias", para darle a su cantata una fragosa conclusión.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved