[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 63: Cristianos, grabad este día
Kantata 63: Christen, ätzet diesen Tag
Cantata Religiosa Compuesta en Weimar

Esta espléndida cantata la compuso Bach en Weimar para el primer día de Navidad de 1714 o 1715. Es obvio que debió tenerla en alta estima ya que la eligió como su primera cantata navideña del período de Leipzig, donde fue presentada, junto con el Magnificat, el 25 de diciembre de 1723. Para su ejecución en esta ciudad la revisó parcialmente, modificando el plan general y aumentando las fuerzas sonoras. Tal como hoy la conocemos, carece de arias y no incluye citas bíblicas ni corales. Su texto es del teólogo Johann Michael Heineccius, de Halle.

Se divide en siete movimientos: coro, recitativo para contralto, dueto para soprano y bajo, recitativo para tenor, dueto para contralto y tenor, recitativo para bajo y coro. El coro inicial, resonante y jubiloso, emplea cuatro trompetas, timbales, tres oboes, fagot, cuerdas, órgano y continuo. Su ritmo ternario, que se asemeja al de una danza, es el mismo que más tarde utilizará Bach en el coro inicial del Oratorio de Navidad y en el Gloria de la Misa en si menor. En el primer recitativo la contralto, apoyada en las cuerdas, habla con deleite del cambio que el nacimiento del Salvador trae al mundo. El trozo alcanza su mayor fuerza expresiva sobre las palabras finales "Oh decisión misteriosa y bienaventurada", que se canta dos veces. El dueto de la soprano y el bajo, con obligado de oboe, es una plegaria radiante. El texto trata de la liberalidad del Altísimo que, con su encarnación, se convierte en promesa de perfecta felicidad. El breve recitativo del tenor proclama de nuevo la libertad que significa para el hombre el nacimiento del Salvador, a quien se describe esta vez como "el león de la familia de David". A la contralto y el tenor. acompañados de las cuerdas, confía Bach el segundo dueto, para que sean sus voces las que inviten a la comunidad de cristianos a celebrar con regocijo la Natividad. La invitación se reitera en el recitativo del bajo, en donde los oboes, las cuerdas, el fagot y el órgano forman una trama de siete líneas independientes. La obra no concluye con el acostumbrado coral sino con un movimiento concertante para coro y orquesta, movimiento que por su disposición y envergadura nos remite al coro inicial. Precedido de una fanfarria para trompetas y percusión, este final es una plegaria como la del primer dueto, aunque ahora resonante y multitudinaria.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved