[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 52: No confío en tí, mundo mendaz
Kantata 52: Falsche Welt, dir trau ich nicht!
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Aparentemente no hay razón que justifique la adaptación que hizo Bach del primer movimiento del Concierto Brandenburgués No. 1 como sinfonía de apertura de esta cantata. La música luminosa del concierto parece contradecir, en efecto, las desapacibles palabras del recitativo que sigue: "No confío en tí, mundo mendaz que he de compartir con escorpiones y falaces reptiles..." La obra, que Bach destinó el vigesimotercer domingo después de la Trinidad, es para soprano sola, coro, dos trompas, tres oboes, fagot, cuerdas y continuo. Su texto, de autor desconocido, se relaciona con el Evangelio del domingo, en cuanto deduce de la parábola del tributo al Cesar los postulados cristianos de desapego del mundo y de amor a Dios.

La disposición de la obra es muy sencilla y de una claridad evidente: entre la sinfonía y el coral conclusivo se sitúan dos arias precedidas de recitativos; y estos 4 movimientos describen la perfidia del mundo y la misericordia divina. Con la brillante sonoridad de la sinfonía contrasta, dice Ludwig Finscher, el ascetismo de la primera aria en la cual el cristiano, con motivos que interpretan su desdén, rechaza la humana mendacidad. A la amarga condena que se expresa en el primer recitativo se opone, en el segundo, un arioso amable y conmovedor, "Gott ist getreu" (Dios es lealtad). En la segunda aria, el luminoso acompañamiento de los oboes simboliza la claridad del mundo superior, así como el carácter de danza representa la regocijada fe del cristiano. En el coral conclusivo intervienen los mismos instrumentos de la sinfonía, con la trompa como apoyo del himno que cantan las sopranos.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved