[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 43: Ascendió Dios con júbilo
Kantata 43: Gott fähret auf mit Jauchzen
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta cantata para el Día de la Ascensión de 1726, tiene un origen inusitado. En aquella época Bach hizo ejecutar una serie de cantatas de su primo de Meiningen Johann Ludwig Bach. Y algunas de sus propias cantatas muestran, en la disposición de los textos, la misma estructura de aquéllas. Lo cual tiene una explicación posible: ambos compositores recurrieron al mismo libretista. Así, el texto de esta cantata presenta una secuencia sin precedentes en la obra de Bach, y que se puede resumir como sigue: pasaje del Antiguo Testamento-aria-recitativo-pasaje del Nuevo Testamento -poema estrófico-coral. La obra es en once movimientos, nueve de los cuales son para una voz solista. Obviamente Bach se vió obligado a escribir arias relativamente breves, es decir sin las repeticiones propias del aria da capo, para no rebasar el tiempo reservado por la liturgia a la interpretación de un cantata: 30 minutos a lo sumo.

A la concisión de las arias se opone la suntuosa disposición del coro de apertura, cuyo texto son los versículos V y VI el Salmo 47: "Subió Dios con júbilo, Jehová con sonido de trompeta. Cantad a Dios, cantad a nuestro Rey, cantad". Estos dos versículos son expuestos en cuatro secciones: dos fugas consecutivas, un breve pasaje homófono y una tercera fuga. En los movimientos segundo y tercero, recitativo y aria para tenor, se describe el ascenso victorioso. Y en al aria, la descripción se logra con fuerzas sonoras muy modestas: dos violines al unísono más el continuo. En el recitativo para soprano (IV) se declaman las palabras de San Marcos: "Y el Señor, después que les habló, fue recibido en el cielo. Y se sentó a la diestra de Dios". Las cuatro arias (III, V, VII y IX) son para tenor, soprano, bajo y contralto respectivamente. La tercera de ellas, con su brillante parte de trompeta, resulta en verdad imponente. Emil Platen demostró hace algunas décadas que el coral conclusivo es, con ligeras modificaciones, el mismo coral de un libro de himnos publicado por Gottfried Vepelius en 1682.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved