[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 41: Jesús, te alabamos
Kantata 41: Jesu, nun sei gepreiset
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta obra, destinada al Año Nuevo de 1736, prescribe cuatro solistas vocales, coro, tres trompetas, tres oboes, cuerdas, órgano y continuo, y consta de seis movimientos: coro, aria para soprano, recitativo para contralto, aria para tenor, recitativo para bajo y coral. Los movimientos extremos se basan en las estrofas correspondientes de un himno escrito por Johannes Hermann en 1591, que el desconocido autor del libreto cita textualmente; y los restantes movimientos se apoyan en paráfrasis de la segunda estrofa del himno. Como en otras cantatas-corales de Bach, el libretista desarrolla el mismo tema del texto original, que es un himno de alabanza y acción de gracias, y no se refiere en momento alguno al Evangelio del día.

El coro inicial muestra las características propias de las páginas de Bach basadas en corales: la melodía del himno, expuesta por las sopranos en largas notas sostenidas, se apoya en las otras partes vocales, de carácter más animado, mientras el jubiloso movimiento orquestal concertante refuerza la expresión. Anota Alfred Dürr que la longitud excepcional de esta estrofa movió al compositor a dividir los últimos versos en dos secciones: una lenta que ilustra las palabras "gunter still" (dulce paz) y otra rápida en estilo de motete. Si en el coral conclusivo se oyen de nuevo, como interludios, las fanfarrias del coro inicial, entre las dos arias, de tono más íntimo, establece Bach un vivo contraste instrumental . En efecto, a la melodía pastoral del trío de oboes de la primera aria, se oponen, en la segunda, los amplios acordes entrecortados del chelo piccolo. La primera expresa el voto por el feliz transcurso del año que comienza; la segunda reclama de Dios la paz como respuesta a nuestra fe en su Palabra. En el segundo recitativo el bajo, secundado por el órgano y el continuo, nos advierte que el enemigo (Satanás) intenta perturbar sin tregua nuestro descanso. Y cuando le pide a Dios que oiga nuestra plegaria, el coro lo interrumpe de manera breve y dramática para entonar la letanía luterana "A fin de humillar a Satanás bajo nuestros pies".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved