[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 39: Comparte tu pan con el hambriento
Kantata 39: Brich dem Hungrigen dein Brot
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta cantata fue escrita para el primer domingo después de la Trinidad y estrenada en Santo Tomás el 23 de junio de 1726.El Evangelio del día se refiere a la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro, según San Lucas; y la Epístola, al discurso teológico de San Pablo alrededor de las palabras "Dios es amor". El libreto se divide en dos partes, cada una de las cuales se inicia respectivamente con un versículo del Antiguo y el Nuevo Testamento. La primera comprende tres movimientos: coro, recitativo para bajo y aria para contralto: y la segunda, cuatro: arioso para bajo, aria para soprano, recitativo para contralto y coral. Así, el arioso se convierte en el centro de una construcción rigurosamente simétrica, ya que está enmarcado por dos arias (III y V), dos recitativos (II y VI) y dos movimientos corales (I y VII).

El coro inicial musicaliza los siguientes versículos del Libro de Isaías: "Comparte tu pan con el hambriento y alberga en tu casa a los pobres errantes....Entonces nacerá tu luz como el alba y tu herida será cicatrizada..." Este coro, en el que puede advertirse una disposición tripartita, es sin duda el movimiento más notable de la cantata. Whittaker dice de él: "Variado, flexible, imaginativo, cada frase de su texto se refleja en música de soberbia calidad". Un llamativo contraste con este coro lo constituye el mencionado arioso, que tiene por texto el siguiente versículo de la Epístola a los Hebreos: "No os olvidéis de hacer el bien y de ayudar a tus vecinos, porque tales sacrificios complacen al Señor". Al poner música a estas palabras, Bach sólo emplea los instrumentos del continuo (chelo y órgano), símbolo de la manera como Dios se dirige personalmente a los hombres por medio de Cristo, en una nueva alianza. Por esta razón el texto es confiado al bajo (que representa la voz de Cristo en el lenguaje de la Pasión) y la frugalidad de la instrumentación permite una riqueza inagotable de la declamación plástica del texto. La disposición de los otros movimientos es más convencional pero abunda en ellos la inspiración: la cantata bachiana ha llegado a su apogeo.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved