[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 38: De lo profundo a tí clamo
Kantata 38: Aus tiefer Not schrei ich zu dir
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

En la partitura de esta cantata indica Bach minuciosamente el fraseo y los matices expresivos, lo cual sería una prueba del afecto que le tuvo. Compuesta para el vigesimoprimer domingo después de la Trinidad, fue estrenada el 29 de octubre de 1724. El Evangelio del domingo narra cómo curó Jesús al hijo de un noble que creyó en Él. Su clamor a Jesús y su fe determinaron que el anónimo autor del libreto eligiera, como base de éste, las palabras afines del Salmo 130, "De profundis", del cual copia a la letra las estrofas extremas como textos del coro inicial y el coral conclusivo, mientras versifica libremente las estrofas intermedias para convertirlas en los textos de los movimientos II, III y V (recitativo, aria y terzetto). Al cuarto movimiento (recitativo) destinó un texto enteramente original, cuyo tema se relaciona con el contenido del Evangelio.

De efecto casi abrumador, el coro inicial emplea la severa melodía de un himno tradicional del luteranismo. Este coro está escrito en el estilo de los antiguos motetes, con trombones que refuerzan la línea vocal, dos oboes y un violín que doblan a las sopranos, más un segundo violín y una viola que apoyan las líneas de las contraltos y los tenores. Pero esta escritura arcaica y objetiva, dice Alfred Dürr, reviste ocasionalmente un carácter moderno con la presencia de figuras melódicas relacionadas con el texto. El aria para tenor (III), con sus dos oboes concertantes, es el único trozo de la cantata concebido a la manera de las arias de la época. En efecto, en lugar de una segunda aria figura inusitadamente un terzetto para soprano, contralto y bajo, que a pesar de su ágil melodía y de su virtuosismo vocal muestra evidente similitud con el estilo antiguo del coro inicial. Entre los recitativos es preciso destacar el segundo, en donde Bach emplea como continuo una melodía del mencionado himno luterano, de manera que la parte vocal, confiada a la soprano, debe cantarse "a battuta" (como se indica en la partitura), es decir sobre un ritmo firme. El coral, finalmente, confirma, desde su sombrío acorde inicial, el carácter arcaico de la obra.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved