[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 32: Amado Jesús, objeto de mis deseos
Kantata 32: Liebster Jesu, mein Verlangen
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta obra fue escrita para el primer domingo después de la Epifanía de 1726. Su libreto, escrito por Georg Christian Lehms en 1711, se inspira en la lectura del Evangelio para ese domingo, que relata el episodio del niño Jesús en el templo. Como otros textos de cantata sobre el mismo tema, reviste la forma de un diálogo entre Jesús (bajo) y el alma (soprano).El coro sólo interviene en el coral conclusivo. La instrumentación incluye apenas un oboe, cuerdas y continuo.

El primero de los seis movimientos es un aria para soprano que expresa la angustia de María cuando cree que su pequeño Jesús se ha perdido y, finalmente, su alegría al encontrarlo. Es música de belleza excepcional: sobre los acordes de los instrumentos de arco, el oboe y la soprano trazan, en estilo concertante, líneas melódicas ricamente ornamentadas. En el recitativo para bajo (II), el niño Jesús le responde a María: "¿Por qué me buscabas? ¿No sabes que debo ocuparme de los negocios de mi padre?". La gravedad del aria inicial reaparece en el aria para bajo (III). Dice el texto: "Allí, en el lugar de mi padre, un espíritu afligido me encuentra. Allí tú también puedes encontrarme...". A la digna enunciación de este canto Bach superpone un violín solista creando así un asombroso elemento de contraste. Viene luego un amplio recitativo en forma de diálogo entre la soprano y el bajo, con acompañamiento de cuerdas, en donde se expresa un sentimiento de fe y veneración : "Quiero a tu lado encontrar consuelo y asistencia... Mi corazón y mi alma se regocijan en Dios vivo...". Un dúo de alegría bulliciosa y un coral completan la cantata. El dúo traduce, con exuberancia, los términos del texto: "Desaparecen ya tus tormentos, desaparecen ya los lamentos y aflicciones. Ya nunca habré de abandonarte..." El coral, estrofa duodécima del himno de Paul Gerhardt "Aparta, corazón, tales pensamientos", expresa en un plano colectivo el reencuentro jubiloso del alma con Dios.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved