[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 24: Un alma sincera
Kantata 24: Ein ungefärbt Gemüte
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Destinada al cuarto domingo después de la Trinidad de 1723, su estreno lo dirigió Bach el 20 de junio de ese año, cuando apenas llevaba tres semanas como cantor de Santo Tomás. Está escrita para coro a cuatro voces (que incluye contralto, tenor y bajo como solistas), cuerdas, trompeta, dos oboes, dos oboes d'amore y continuo. El texto es del teólogo alemán Erdmann Neumeister, para quien una cantata "no es más que un trozo de ópera y, como tal, debe contener arias y recitativos". Bach empleó con frecuencia textos de Neumeister, a pesar de que en ellos la intención didáctica y doctrinal impide a menudo el libre vuelo de la imaginación poética.

Con todo, el texto de la cantata 24 le brinda a Bach la oportunidad, que nunca desaprovecha, de alterar la rutina. De hecho, le permite agrupar los movimientos de la obra alrededor de un gran coro central. Lo habitual, como es sabido, es que la cantata se inicie con el coro. Al convertirse aquí en el centro de la composición, este movimiento adquiere una función arquitectónica semejante a la de la nave central de una iglesia barroca. Y para Bach, esa semejanza pudo tener acaso un significado simbólico. El coro musicaliza las palabras evangélicas "Todo lo que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos". Dice Alfred Dürr que con su parte inicial libremente construida, parcialmente concertante y libremente polifónica, y una segunda parte en forma de fuga, este coro se ajusta al modelo instrumental conocido como "preludio y fuga". Está enmarcado por dos recitativos (para tenor y para bajo) que por sus palabras iniciales, "Probidad" , "Hipocresía", están ligadas entre sí desde el punto de vista del contenido. El primer recitativo está precedido por el aria para contralto con que se inicia la cantata, y el segundo se sitúa antes del aria para tenor que ocupa el quinto lugar. A esta construcción perfectamente simétrica se agrega el coral conclusivo, página entrañable adornada de manera tan rica como inusitada por una parte instrumental independiente.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved