[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 206: Fluid ondas bulliciosas
Kantata 206: Schleicht, spielende Wellen, und murmelt gelinde!
Cantata Profana Compuesta en Leipzig

El Collegium Musicum de Leipzig celebraba las festividades personales y políticas de la nobleza sajona con ejecuciones de cantatas; y cuando el propio Elector de Sajonia aparecía en la ciudad y recibía la ofrenda musical de los estudiantes, las cantatas, obviamente compuestas por Bach, resultaban en verdad excepcionales. Tal es el caso de esta cantata 206 que, como lo indica el texto, se destinó originalmente para el cumpleaños de Augusto III el 7 e octubre de 1734.

En esta obra Bach trabajó con alegría. La razón es que Picander, el libretista, hacía hablar a los cuatro ríos que atravesaban los dominios del soberano: el Vístula (Polonia), el Elba (Sajonia), el Danubio (Austria) y el Pleisse (Leipzig); y ello le daba al compositor la oportunidad, siempre grata para él, de representar el movimiento de ls ondas, como ya lo había hecho, por ejemplo, en la cantata religiosa "A las aguas del Jordán llegó Cristo Nuestro Señor". En la cantata profana, descrita como "drama per musica", el Vístula (bajo), el Alba (tenor) y el Danubio (contralto) piden al soberano que interceda por las tierras que ellos bañan. Surge entonces una amable controversia, pero el Pleisse (soprano) logra finalmente que todos cuatro unan sus fuerzas para honrar al monarca..

Si bien la partitura incluye tres trompetas, timbales, tres flautas, dos oboes y cuerdas, el coro inicial no comienza, como podría esperarse en un oda real, con fragor de fanfarrias; se inicia, por el contrario, con una encantadora melodía ondulante encomendada a las flautas y las cuerdas. Este coro exhibe un cuadro extraordinariamente sugestivo del movimiento de las ondas, mediante un dramático contraste entre las palabras "murmelt gelinde" (serenamente murmura) y "rauschet geschwinde" (fluye raudamente). En la sección central cesa toda premura y el coro canta un jubiloso Allegro en compañía de los vientos y las cuerdas. El río Vístula declama un dramático recitativo (II), el cual conduce al aria para la misma voz, "Cierra las puertas del templo de Jano", que alude a la reciente pacificación de Polonia. Esta especie de danza está acompañada por las cuerdas, de la que se desprende en ocasiones el primer violín como instrumento concertante. Con el recitativo para tenor (IV) el Elba entra en escena. En su aria radiante (V) la música adquiere un carácter virtuosístico a causa, principalmente, del brillante papel asignado al violín solista. No menos encantador es el cuadro de las aguas resonantes en la brillante sección central. El recitativo para contralto (VI) señala la entrada del Danubio. En su aria, los oboes dan realce a las evocaciones festivas. El río Pleisse aparece finalmente en un recitativo y un aria, esta última acompañada por las flautas; su intervención pone fin a la controversia. Enseguida los tres primeros ríos (Fístula, Elba, Danubio) proclaman en un recitativo su destino común. Y callan luego para que sea el Pleisse, río de la ciudad anfitriona, el que anuncie el coro que da conclusión a la cantata. Al igual que otras obras suyas para celebraciones parecidas, Bach escribió este coro en forma de rondó. En esta ocasión, un rondó de secciones contrastadas y con carácter de jiga.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved