[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 201: Febo y Pan
Kantata 201: Geschwinde, ihr wirbelnden Winde
Cantata Profana Compuesta en Leipzig

Cuando compuso este "drama per musica" en el verano de 1729, Bach llevaba pocas semanas como director del Collegium Musicum de Leipzig. Y ese mismo verano, durante un concierto del Collegium, lo dirigió con el concurso de estudiantes universitarios. Se trata de una obra satírica con texto de Picander, quien se inspiró en las "Metamorfosis" de Ovidio. El libretista lo tituló "Desafío de Febo y Pan" y lo incluyó en sus "Poemas satíricos serios y jocosos". Los personajes mitológicos son Momo (diosa de la burla), soprano, Mercurio (dios del comercio), contralto, Tmolos (dios lidio y juez), tenor, Midas (rey frigio y también juez), tenor, Febo (dios de la sabiduría y protector de las musas), bajo, y Pan (divinidad de los bosques), bajo. En un concurso de canto, Febo es secundado por Tmolos, el otro por Midas. Momo y Mercurio son observadores imparciales.

Resulta evidente que Bach aprovechó la ocasión para expresar sus opiniones sobre la crítica musical de su tiempo, y concretamente para ridiculizar las nuevas tendencias musicales. Según la antigua leyenda griega, narrada por Ovidio, Febo, que representa la tradición, y Pan, que encarna las nuevas tendencias, compiten en la interpretación de la flauta y la lira. Entre los jueces, Tmolos está por Febo, mientras que Midas prefiere el canto torpe de Pan. Para castigar su falta de discernimiento, Apolo le pone orejas de asno. El personaje que Bach quería ridiculizar era Johann Adolf Schiber, defensor elocuente de la nuevas teorías estéticas y detractor por lo tanto de la música de Bach, a la que tildaba de artificial y compleja.

De las partes de esta sátira musical sobresalen el suntuoso coro inicial, la primera aria de Febo (V) acompañada por las cuerdas con sordina, el oboe d'amore y la flauta, y que muestra mucha destreza en la complejidad rítmica y el manejo de los matices. También el aria de Pan (VII) donde los violines tocan una desenfadada melodía mientras acompañan el canto del dios. El aria de Tmolos (IX), "Febo, tu melodía ha dado origen al encantamiento". Se oye en el continuo una plácida melodía y sobre ella el oboe d'amore proclama el entusiasmo del dios por "los fascinantes poderes vocales de Apolo". Cuando Midas defiende su opinión (XI) Bach indica en la música que es el juicio de un asno y que Midas merece su castigo: las orejas de asno. El cantante describe esas largas orejas mientras que los violines imitan el rebuzno. Muy notable es también el coro final cuyo texto dice: "Alégrese el corazón con la música muy dulce de flautas. violas, arpas y voces. Y olvídese la burla, pues el Arte al mundo embelesa y a los grandes dioses regocija".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved