[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 190: Cantad al Señor un nuevo cántico
Kantata 190: Singet dem Herrn ein neues Liedncomplete
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Para los actos conmemorativos del segundo centenario de la "Confessio Augustana" (profesión de fe que los luteranos presentaron a la Dieta de Augsburgo en 1530) hubo servicios religiosos durante tres días (25, 26 y 27 de junio) en las iglesias de Leipzig. Una de las obras ejecutadas en aquella ocasión es esta cantata que Bach había escrito para el día de Año Nuevo de 1724. De la partitura orquestal autógrafa sólo se conocen los números 3 a 7. Los dos primeros, de los que sólo se conservan las partes vocales, fueron reconstruidos en 1948.

Al igual que la 69, la cantata 190 es un himno de alabanza al Señor. De ahí que Bach utilice en ambas el mismo rico instrumental: tres trompetas, timbales, tres oboes, cuerdas y continuo. La parte vocal incluye tres solistas (contralto, tenor y bajo) y un coro a cuatro voces.

El coro inicial cita el Salmo 149 (1)"Cantad al Señor un nuevo cántico" y el Salmo 150 (4 y 6) "Alabadle con panderos y danza, alabadle con cuerdas y flautas..." Emplea igualmente los dos primeros versos del coral luterano "Señor Dios, Te alabamos", conocido como Te Deum alemán. Este coral, que se intercala entre las exclamaciones triunfantes del coro, corrobora el sentido de la alabanza. No menos admirable es el segundo movimiento, Coral y Recitativo para bajo, tenor y contralto, en donde se agradece al Señor su bendición en este nuevo año y su protección en el año que pasó. Cada solista, en dicho orden, declama una parte del recitativo, mientras el coro canta los versos del Te Deum al comienzo de la sección y después de cada solista. Tercer movimiento: la imagen del Buen Pastor que conduce sus ovejas a los "delicados pastos" del Salmo 23, le inspira a Bach esta aria para contralto que, con su ritmo de danza, nos recuerda la jovial música de corte que había compuesto en Cöthen. Después de un recitativo para bajo, viene un dúo para tenor y bajo que, con el acompañamiento del oboe d'amore y la ocasional intervención de los violines, da continuidad a la atmósfera bucólica. El texto del coral conclusivo es la segunda estrofa del himno "Alabado sea ahora el Señor", de Johannes Herman (1593). Después de cada segundo verso las trompetas adornan este himno de alabanza, en el que todas las fuerzas vocales e instrumentales se conjugan para darle a la cantata una deslumbrante conclusión.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved