[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 182: Seas bienvenido, Rey del cielo
Kantata 182: Himmelskönig, sei willkommen
Cantata Religiosa Compuesta en Weimar

Escrita para el domingo de Ramos, e igualmente para la fiesta de la Anunciación, la cantata 182 se estrenó en Weimar el 25 de marzo de 1714. Es la primera cantata que Bach compuso después de asumir el cargo de Koncertmeister, en cuyo contrato se comprometía a ejecutar una nueva obra vocal religiosa cada mes. El compositor estudiaba por entonces la música instrumental italiana, sobre todo los conciertos de Vivaldi, y ello se refleja en la concepción de las arias de esta asombrosa cantata, que bien podríamos calificar de "gran concierto sacro".

La obra se inicia con una lenta "sonata", uno de los más encantadores movimientos de música de cámara escritos por Bach, en donde una flauta dulce y un violín tratados en estilo "concertante" se agregan a dos líneas de violas. Las cuerdas en pizzicato dibujan los pasos de una marcha lenta pero sin pompa, y sobre ella la flauta y el violín tejen aladas melodías. El segundo movimiento es un coro que, de acuerdo con las palabras del texto, da la bienvenida al rey del cielo. Pero Bach, dice Whittaker, no describe al Salvador como un gran monarca sino como el amigo que viene a visitarnos. Este coro, con sus contrastes vocales e instrumentales mezcla dos formas caras a Bach: la fuga y el concierto. Viene luego el único recitativo de la cantata en el que la voz del bajo, apoyada en los instrumentos del continuo (chelo y órgano) representa la voz del Salvador anunciándonos su venida. Este recitativo conduce al aria para la mismo voz, "Es por amor que el hijo de Dios viene a nosotros", cuyo mayor interés reside en el magistral tratamiento del violín solista. El quinto movimiento es un aria para contralto con obligado de flauta, canto que conjuga los matices de una honda tristeza. La expresión no es menos conmovedora en el aria del tenor (movimiento sexto), para la cual Bach dispone de una trama de líneas sostenidas y una florida instrumentación a cargo del chelo y el órgano. Después de estas tres arias consecutivas viene una fantasía para coro que emplea el coral "Jesús, de tu Pasión provine mi pura alegría", que después de los doloridos movimientos anteriores nos lleva de nuevo al ambiente festivo del domingo de Ramos. La obra finaliza con otro coro, especie de concierto que inician la flauta dulce y las cuerdas, y que describe el alegre recibimiento que brinda el pueblo a su Redentor, en aquel domingo que precede a la tragedia.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved