[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 171: Dios, tu gloria es como tu nombre
Kantata 171: Gott, wie dein Name, so ist auch dein Ruhm
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

En esta obra para el día de Año Nuevo de 1730, emplea Bach un coral de Picander inspirado en el siguiente versículo del Evangelio según San Lucas: "Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, el cual le había sido puesto por el ángel antes de ser concebido".

La obra es para cuatro solistas vocales, coro, tres trompetas, timbales, dos oboes, dos violines, viola y órgano. La partitura nos da una idea de la forma como el Cantor solía componer. Para la fuga inicial recurre a una obra anterior que debió tener en alta estima, ya que el mismo movimiento lo empleará de nuevo en el "Patrem omnipotentem" de la Misa en si menor. La fuga se convierte así en elemento propicio para unificar lo diverso. Para el aria de la soprano (IV), utiliza un aria para la misma voz de la cantata profana 205, "Eolo sosegado", escrita en 1725. Y el coral conclusivo es el mismo de la cantata de Año Nuevo "Jesús te alabamos", del mismo año. Los interludios de trompetas y timbales corresponden aquí a los pasajes de trompetas de la fuga inicial. De este modo crea Bach una obra homogénea con fragmentos de obras anteriores.

La cantata 171 consta de seis movimientos. El coro de la mencionada fuga de apertura se basa en el comienzo del versículo 10 del Salmo 48, "Conforme a tu nombre, oh Dios, así es tu gloria hasta los fines de la tierra". Las voces y los instrumentos presentan una exuberante figura que pinta la majestad y la omnipotencia de Dios. El segundo movimiento es una aria en la que Bach, en nombre de todas las naciones, rinde alabanza al Señor y a su nombre. En el siguiente, "Tú, dulce Jesús, dulce nombre", la contralto expresa en forma de recitativo su confianza en el Señor. Viene luego el aria para soprano "En el Nuevo Año, Jesús ha de ser la primera palabra". El efecto del obligado de violín parece sugerir la suave brisa que trae alivio a nuestra fatiga. Después de un recitativo para bajo, dos oboe y continuo, la cantata concluye con el mencionado coral, página para toda la orquesta y todas las voces, basada en el himno de Johann Herman "Alabemos al Señor".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved