[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 165: Santa fuente bautismal
Kantata 165: O heilges Geist- und Wasserbad
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

En esta obra Bach pone música excelente a un librero de Salomo Franck. Se presume que fue compuesta en Weimar en 1715 para la Fiesta de la Trinidad y ejecutada de nuevo en Leipzig nueve años más tarde, con ligeras modificaciones. Está escrita para cuatro solistas vocales, coro, fagot, cuerdas y continuo.

El aria inicial, confiada a la soprano, constituye un ejemplo de la libertad con que Bach trata la forma y los valores expresivos. Es esta una fuga en forma de rondó, con variaciones libres del tema principal. El compositor le da el nombre de "concierto" posiblemente porque las cuerdas y las sopranos desempeñan funciones igualmente importantes. En el recitativo para bajo y continuo (II) la declamación es interrumpida por breves partes melódicas que interpretan palabras aisladas, procedimiento característico de las cantatas escritas por Bach en Weimar. La breve aria para contralto y continuo (III) es una jiga lenta, conmovedora y afable a la vez. Su tema, la redención mediante el bautismo, es el mismo del movimiento anterior. El elocuente recitativo para bajo (IV), que abunda en cromatismo, conduce al aria para tenor "Jesús, muerte de mi muerte", donde Cristo es calificado de "serpiente de salvación", símbolo que se opone al de la serpiente venenosa del paraíso. Los violines y las violas al unísono parecen describir la imagen retorcida del reptil. Pero esta imagen siniestra de horror se convierte, por decisión creadora de Bach, en símbolos sonoros de transparente belleza. El texto del sencillo coral conclusivo, "Su Palabra, su Bautismo, su Cena", es la estrofa quinta de un himno de Ludwig Helmbold del año 1575, que Bach emplea con su melodía anónima.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved