[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 155: Ah, Dios, cuán largo es mi camino?
Kantata 155: Mein Gott, wie lang, ach lange?
Cantata Religiosa Compuesta en Weimar

En esta cantata para el segundo domingo después de la Epifanía, musicaliza Bach una paráfrasis de Salomo Franck inspirada en la parte del Evangelio de San Juan que relata las bodas en Caná de Galilea. Esta paráfrasis pertenece a una colección de poemas que Franck escribió en 1715 y que el músico debió conocer poco después, ya que la obra fue estrenada en Weimar el 19 de enero de 1716. El libretista aprovecha aquí por primera vez la reforma llevada a cabo por Erdmann Neumeister, mediante la cual la cantata de iglesia se enriquece con dos elementos de la ópera italiana: el recitativo y el aria Da Capo. De concepción libre y madrigalesca, dicho texto apenas tiene relación con el mencionado relato evangélico; de ahí que los comentaristas se muestren cautelosos con respecto al alcance musical del tema literario. Sea como sea, dice Schering, "la cantata sigue una línea ascendente desde el dolor y la duda hasta la plena certidumbre".

La obra se divide en cinco movimientos: recitativo para soprano, dueto para contralto y tenor, recitativo para bajo, aria para soprano y coral. La orquesta consta de solo dos violines, viola, fagot y continuo."Bach trata las voces según la tradicional forma alegórica: la soprano es la voz del alma (vox animae), el bajo es la voz del Salvador (vox Chirsti), mientras que la contralto y el tenor representan la fe y la esperanza" (Ch. Wolff).

El recitativo de apertura es un lamento que se inicia con las palabras "Ah, Dios, cuán largo es mi camino". Acordes a menudo disonantes de las cuerdas forman el acompañamiento. En el dueto, la música expresa con fervor las palabras del texto "Debes creer, debes esperar". Hay en este trozo una parte de fagot que figura entre las más brillantes que Bach escribiera para ese instrumento. En su recitativo, el bajo declama con solemnidad palabras de consuelo. Muy notable es también el aria de la soprano, en donde una melodía de línea desigual describe de manera extraordinaria las palabras "Arrojadme corazón mío en los brazos amorosos del Altísimo". Un coral a cuatro voces construido sobre un cántico escrito por Paulus Speratus en 1524, y que emplea una melodía anónima, da a la breve cantata una noble y apropiada conclusión.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved