[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 154: He perdido a mi amado Jesús
Kantata 154: Mein liebster Jesus ist verloren
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta obra, escrita probablemente en Weimar, la destinó Bach al primer domingo después de la Epifanía. Se sabe en todo caso que fue ejecutada en Leipzig el 9 de enero de 1724. El texto se inspira en la parte del Evangelio según San Lucas que evoca la presencia del niño Jesús en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndolos y contestando sus preguntas. Pero Bach, su libretista, se refiere también al pecador alejado de Jesús que, sin embargo, ha de regresar a él cuando la fe lo ilumine.

La cantata es para contralto, tenor, bajo, coro a 4 voces, dos oboes d'amore. cuerdas y continuo, y consta de 8 breves movimientos. El primero es una aria apara tenor y cuerdas que expresa la angustia que María debió sentir cuando creyó haber perdido a su hijo. Las doloridas palabras de texto son descritas con una línea cromática descendente que el primer violín expone en los primeros compases y cuyo efecto de angustia lo encontramos también, aunque con menor contención, en el dúo de la Pasión según San Mateo que describe la llegada de la tormenta después del arresto de Cristo. Un breve recitativo para tenor y continuo (II) conduce a un sencillo coral, "Dónde encontraré a mi Jesús", cantado sobre una melodía tradicional que Bach emplea también en el famoso coral de la cantata 147. En la melodiosa aria para contralto "Jesús, muéstrame el camino" (IV), Bach omite el bajo continuo, omisión que ha de entenderse como "el símbolo de una aspiración a la inocencia", al decir de Hans Christian Worbs. El arioso para bajo (V) es la respuesta del niño Jesús a su madre: "¿No sabías que debo ocuparme de los negocios de mi Padre?", respuesta que musicalmente produce un efecto de firme determinación. Con las dos voces en acordes paralelos y el apoyo de todos los instrumentos, se produce aquí una verdadera embriaguez sonora que traduce la alegría de haber hallado a Jesús. En el coral que cierra la obra la congregación de los fieles reafirma la alegría del reencuentro.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved