[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 153: Mira, amado Dios, cómo mis enemigos
Kantata 153: Schau, lieber Gott, wie meine Feind
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

En esta obra predominan acentos sombríos y cierta frugalidad expresiva. Se estrenó el dos de enero de 1724, fecha que corresponde al primer domingo después de la Circuncisión para el cual fue compuesta. Su librero, tal vez del propio Bach, se inspira en la lectura del Evangelio de ese día, que trata de la huida a Egipto y la matanza de los niños.

Está escrita para contralto, tenor, bajo, coro, cuerdas y continuo, y consta de 9 breves movimientos. No se inicia con un coro complejo y resonante, como el de tantas otras cantatas, sino con un sencillo coral sobre la melodía del himno "Oh Dios, mira desde lo alto". La razón de tanta parsimonia no es difícil de entender: durante los días de la Navidad y el Año Nuevo el coro de Santo Tomás debía cantar en diversas ceremonias, y Bach no contaba con él para los ensayos habituales. Así, en esta cantata le confió apenas tres sencillos corales (I, V y XI)) que no presentan mayores dificultades interpretativas. Los tres recitativos (II, IV y VII) no tienen más acompañamiento que el chelo y el órgano del continuo. Y de las tres arias (III, VI y VIII), sólo las dos últimas tienen el apoyo de las cuerdas.

La primera aria, para bajo y continuo, traduce con sobriedad las palabras del Libro de Isaías "No temas, porque yo estoy contigo". En las dos arias restantes, el tenor y la contralto cantan, respectivamente, el temor a las fuerzas del mal y la alegría eterna que conocerán los elegidos. En el aria del tenor emplea Bach ritmos punteados y unísonos instrumentales para pintar con trazos vigorosos (los únicos en toda la cantata) el contenido de un texto que se inicia con las palabras "Tormentas, no más que lúgubres tormentas". Solamente en el aria de la contralto se disipan las sombras. Ahora bien: al haberse alcanzado finalmente la serenidad, el coral conclusivo no podía menos de confirmarla.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved