[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 149: Voz de júbilo y de salvación
Kantata 149: Man singet mit Freuden vom Sieg in den Hütten der Gerechten
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

En 1728, Picander proporcionó a Bach el texto de esta cantata con la que se quiso celebrar, ese mismo año, la fiesta del arcángel Miguel. Dicho texto trata el tema de la lucha de Miguel y sus ángeles contra el dragón, tal como se relata en el Apocalipsis. Pero alude también a los salmos de David, y el primer coro se basa enteramente en dos versículos del salmo 118. Como en todas las cantatas para aquella fiesta, la orquestación es rica: tres trompetas, timbales, fagot, cuerdas y continuo. La estructura muestra el mismo equilibrio de muchas otras cantatas bachianas: un coro inicial y un coral conclusivo enmarcan tres arias separadas por recitativos.

El coro es un ejemplo de ese procedimiento que, a partir de 1728, iba a ser cada vez más frecuente en la obra de Bach: la imitación de obras suyas. En efecto, este coro no es más que una adaptación del coro final de la "Cantata de caza" (BWV 208), compuesta 12 años atrás. Pero este procedimiento no es rutinario ni artificial; por el contrario, es con perfecta naturalidad -e incluso como algo inevitable- como logra Bach que obras suyas anteriores adquieran su forma definitiva, musicalmente más perfecta. En el coro de la cantata 149, los cambios exteriores no parecen importantes: Bach transporta la tonalidad de Fa a Re mayor, reemplaza las trompas por trompetas y agrega timbales. Da también mayor amplitud a la partitura y modifica las líneas vocales. El aria para bajo y continuo (II) emplea figuras instrumentales y vocales para describir la lucha contra Satanás. El aria para soprano y cuerdas (IV), con su ritmo de danza y su melodía popular, respira confianza y serenidad. La última aria (VI) se convierte, tras la introducción instrumental, en un cuarteto para contralto, tenor, fagot y continuo. En este movimiento la concisión y la sencillez alcanzan una intensa pero contenida emoción. El coral conclusivo es la estrofa tercera del himno luterano "Te amo, Señor, con todo mi corazón", que encontramos también al final de la Pasión según San Juan y de la cantata 19. Pero aquí el conjunto instrumental confiere a la antigua melodía una magnificencia sin precedentes: al fin y al cabo, son las trompetas las que dicen la última palabra en esta cantata destinada a celebrar la victoria del arcángel.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved