[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 128: Únicamente a la ascensión de Cristo
Kantata 128: Auf Christi Himmelfahrt allein
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Tercera de las cantatas de Bach para el día de la Ascensión, fue destinada al 10 de mayo de 1725. La obra es para contralto, tenor, bajo y coro a cuatro voces. El contingente instrumental, relativamente numeroso, consiste en una trompeta, dos trompas, dos oboes, oboe da caccia, viola y continuo. La trompeta, usada con mucho efecto en el tercer movimiento, es símbolo de majestad.

Más que un coro en el sentido estricto de la palabra, el primero de sus cinco movimientos es una fantasía coral sobre la primera estrofa del himno de Josua Wegelin "Únicamente a la ascensión de Cristo". Schuhmacher destaca el sorprendente contraste que, a partir del compás 19, se observa entre la palabra "Himmelfahrt" (Ascensión) y la expresión "Meine Nachfahrt" (mi ascenso), contraste que repiten y desarrollan igualmente las trompas y el continuo. La razón por la cual Bach emplea en este coro las trompas en vez de las trompetas es sencilla: por no haberse consumado aún el reino de Cristo, el ser humano no tiene derecho a ser representado con trompetas. No menos notable es el tercer movimiento, un aria con acompañamiento de cuerdas que se oye como la respuesta a las palabras que acaba de pronunciar el tenor en el recitativo: "Estoy listo, ven a buscarme". En medio de las cuerdas surge de pronto la trompeta: el reino de Dios ha por fin comenzado. Esta aria se convierte entonces en un sereno recitativo que termina con las palabras "Calla alma audaz, y no intentes comprender el misterio". El cuarto movimiento es un dúo para contralto y tenor. Con el oboe d'amore y el continuo como acompañamiento, ambas voces cantan, primero en canon y luego al unísono, una plegaria que es como el comentario sobre las palabras finales del recitativo: "Ningún ser humano logrará escudriñar la potestad divina". En el coral conclusivo, las voces y los instrumentos (sin la trompeta) entonan la estrofa final del himno de Matthäus Avenarius "Jesús mi alegría".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved