[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 123: Amado Emanuel, príncipe de los que viven en la fe
Kantata 123: Liebster Immanuel, Herzog der Frommen
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta cantata-coral, escrita para el domingo de Epifanía, es música de sencillez y encanto indefinibles. Su libreto, de autor desconocido, se basa en un coral de Ahasverus Fritsch que no figura entre los himnos destinados a la Epifanía ni se relaciona con el Evangelio del domingo. La música, en cambio, nos muestra a Bach imbuido en un sentimiento de adoración al Salvador. Pero no el Salvador como el gran Señor del universo sino como el humilde niño en el pesebre.

Anota Ludwig Finscher que "el tinte de tierna poesía cortesana consagrada a Jesús que caracteriza el texto barroco del himno, determina sobre todo el estilo del coro inicial, que celebra no tanto al 'príncipe que vive en la fe' como al "Liebster Immanuel (el amado Emanuel): no es por casualidad que esta primera frase del himno, repetida constantemente, la elija Bach también como el motivo de un ritornelo orquestal que se distingue por los timbres de las flautas y los oboes y por un ritmo muy parecido al de la jiga; como tampoco es fortuito que el coro alcance su clímax con las fervorosas palabras "Komm nurbald" (ven pronto) al final de la primera repetición de la estrofa".

Entre este coro inicial y el coral conclusivo se sitúan cuatro movimientos: dos arias precedidas de recitativos. No hay en éstos nada excepcional, si bien cada uno cumple con sobria eficacia su papel como elemento de transición. Gracias a lo cual no resulta tan violento el contraste entre el coro y el aria para tenor (III), que se desarrolla a partir de la imagen del "harte Kreuzesreise" (el amargo camino de la cruz). Este movimiento, lleno de rudezas melódicas y armónicas, se presenta como un cuarteto para dos oboe d'amore, tenor y continuo. Su intensidad aumenta en la sección central, cuando a la descripción de las "furiosas tempestades" sucede en brusca oposición la presencia de "la salvación y la luz". Más sobria es el aria para bajo (V) cuyo carácter amable está determinado por el texto de la sección central, "Jesús, permanece siempre a mi lado". De extrema sencillez, el coral conclusivo interpreta de manera dulce y conmovedora las palabras "hasta cuando llegue el día en que yo repose en la tumba"



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved