[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 114: Armaos de valor, cristianos
Kantata 114: Ach, lieben Christen, seid getrost
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Destinada al decimoséptimo domingo después de la Trinidad, es esta una de las "estrictas cantatas-corales" que Bach compuso entre 1724 y 1725. En tres de sus siete movimientos (I, IV y VII) el compositor emplea textualmente, con sus respectivas melodías, las estrofas correspondientes del himno "Armaos de valor, cristianos", escrito por Johannes Gigas en 1561; y en los restantes movimientos, con melodías de su propia invención, paráfrasis de las otras estrofas del himno. La configuración de la obra resulta así enteramente simétrica: las estrofas primera y séptima son la base del coro inicial y el coral conclusivo. Las estrofas segunda y tercera, de una parte; y quinta y sexta de la otra, se convierten en dos dípticos, cada uno formado por un aria y un recitativo; la primera aria es para tenor con flauta concertante y la segunda para contralto con oboe y cuerdas. Y en el centro de la partitura se sitúa un coral para soprano y continuo.

Dentro de este marco tan rigurosamente establecido, Bach despliega sin embargo una libertad y un sentido de los matices realmente excepcionales. En el coro inicial elabora un ritornelo orquestal a partir de la primera línea del himno y al mismo tiempo, como anota Schweitzer, violenta la intención del texto, que no expresa sino un cierto grado de entusiasmo, a fin de poder traducirlo en música por medio de un motivo exuberante en las voces inferiores. En el aria del tenor (II) una voz inquiere: "En este valle de lágrimas, ¿dónde encontrará refugio mi alma?", y otra responde: "Vayamos hacia Jesús". Primero escuchamos la dolorosa pregunta y enseguida el estallido de alegría que provoca la respuesta. El aria de la contralto (V) adquiere una intensidad casi angustiosa en la interpretación del texto, cuyos primeros versos dicen: "Muerte, ya no me causas temor: bien sé que para alcanzar la libertad antes es preciso morir". En el coral conclusivo, cuya parte melódica es reforzada, como en el primer coro, por una trompa, la interpretación de las palabras es mucho más detallada que lo habitual en esta clase de movimientos.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved