[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 110: Nuestra palabra se llenará de alegría
Kantata 110: Unser Mund sei voll Lachens
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Destinada al Día de Navidad de 1725, esta cantata emplea un himno de Georg Christian Lehms basado en los versículos del Salmo 126 que dicen: "Entonces nuestra boca se llenará de risa y muestra lengua de alabanza... Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros". La obra es para soprano, contralto, tenor, bajo, coro, tres trompetas, timbales, dos flautas, tres oboes, fagot, cuerdas, órgano y continuo. Consta de tres arias (II, IV y VI), un dúo (V), un recitativo (III), más un coro y un coral como movimientos extremos

En el movimiento inicial el Cantor intercala un coro a cuatro voces entre las partes de la orquesta que son, con ligeros cambios, las mismas de la Obertura de la Suite No. 4 para orquesta. La diferencia más notable entre las dos versiones es que, en el coro de la cantata, se agregan dos flautas a los instrumentos que prescribe la Obertura. El carácter de la composición corresponde a la excepcional solemnidad del día. Lo mismo puede decirse de la sucesión de las tonalidades, que giran alrededor del Re mayor, tonalidad de las trompetas y de las celebraciones fastuosas, como bien señala Ludwig Finscher. El dúo para soprano y tenor (V) se basa en el "Virga Jesse floruit", página anexa del Magnificat (BWV 243a); en lo cual puede verse una doble alusión al texto de este himno latino y a la estrecha semejanza de las palabras evangélicas del dúo, "Gloria a Dios en las alturas" (San Lucas 2/14), con las palabras del Magnificat.

Finalmente, el valor simbólico de la instrumentación confirma el recogimiento y la alegría de la Navidad: las flautas, en la primera aria, simbolizan el humilde nacimiento de Jesús hecho hombre; los solemnes acordes ascendentes de las cuerdas, en el recitativo, describen la majestad del Señor; el oboe d'amore, en la segunda aria, representa el amor de Dios y de su Hijo por el género humano; y en la última, las fanfarrias características de la música marcial se transforman en el llamado que invita a los cristianos a recibir con alborozo la Navidad.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved