[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 106: Actus tragicus
Kantata 106: Gottes Zeit ist die allerbeste Zeit
Cantata Religiosa Compuesta en Muhlhausen

Bach compuso esta cantata en Mühlhuasen en 1707, probablemente para el entierro de su tío Tobias Lämmerhirt. Entre sus cantatas en estilo antiguo de aquellos primeros años de su carrera, es la más notable y característica. Schweitzer la considera el ideal del género.

El texto, tomado de la Biblia y de corales luteranos, fue escrito probablemente por el propio Bach. La idea básica de este "Réquiem alemán" es que la maldición de la muerte y el castigo, implícitos en el Antiguo Testamento, se transforman por la intervención de Cristo en promesa y en bendición. Así, el "terror de la muerte" aparece serenado por la fe en aquella "resurrección en la vida eterna" que anima al Nuevo Testamento. La obra, que no emplea en la orquetsa ni violines ni violas, dice al oyente con sencilla emoción, que la muerte cristiana no es más que la transformación del alma en gloriosa luz.

La cantata se divide en 4 partes: I, Sonatina; II, Coro en 4 secciones, la segunda y la tercera ariosos para tenor y para bajo; III, Aria para contralto y Arioso para contralto y bajo; y IV, Coro.

En la Sonatina las dos flautas dulces, con sus tonos otoñales, dibujan la línea melódica del servicio fúnebre. El primer coro comienza con una melodía de origen popular. Los dos ariosos, breves y magníficos, conducen al corazón del movimiento: el gran coro central. En una grave fuga que simboliza el rigor de la ley, las tres voces más bajas entonan aquí las palabras del Eclasiastés, "Pues está dicho desde el comienzo, tú morirás". En contraste dramático, la soprano cita las palabras del Apocalipsis "Ven, Señor Jesús". Al aria de la contralto, "En tus manos encomiendo mi espíritu", se agrega finalmente el arioso del bajo donde la contralto canta el coral "Voy en paz y alegría". El coro final es un canto de alabanza cuyas macizas armonías conducen a una vigorosa doble fuga.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved