[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 103: Lloraréis y lamentaréis
Kantata 103: Ihr werdet weinen und heulen
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

El tercer domingo de Pascua, llamado de Jubilate, gira alrededor de la promesa de Cristo a sus apóstoles y discípulos de que la tristeza que en ellos producirá su partida se convertirá en alegría con su regreso. El correspondiente pasaje evangélico (San Juan 16/ 16 a 24) se inicia con el versículo "Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis". Este versículo determina el contenido del libreto de Mariane von Ziegler, que Bach emplea como base de esta obra excepcional. En los movimientos primero a cuatro Cristo está ausente y sólo queda la promesa de su regreso; en los dos movimientos restantes el regreso se hace realidad.

La cantata 103, que Bach presentó el 22 de abril de 1725, está escrita para contralto, tenor, bajo, coro, trompeta, flauta, flauta piccolo (o violín), dos oboes d'amore, cuerdas y continuo. El texto del coro inicial es el versículo de San Juan que dice: "De cierto os digo que lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque estéis tristes vuestra tristeza se convertirá en gozo". Estas palabras dan lugar a un gran movimiento concebido como doble fuga, en el que Bach representa la angustia de los discípulos y la alegría del mundo por medio de una especie de lucha entre dos motivos: el cromático que expresa la angustia y el diatónico que interpreta una alegría maliciosa: la del mundo que se burla del dolor de los cristianos. Al termino de la primera fuga de este coro, el bajo, que representa a Cristo, interviene para cantar su mensaje de esperanza .Y entonces sus palabras las repite el coro en una segunda fuga.

Los restantes movimientos son un recitativo para tenor, un aria para contralto, un recitativo para la misma voz, un aria pora tenor y un coral. La súplica de la primera aria es subrayada por la tonalidad menor y descrita en la línea persistente de la flauta piccolo. En la segunda aria, la alegría que produce en los cristianos el regreso del Señor está traducida por la brillante tonalidad de Re mayor, los ágiles y ascendentes motivos de la trompeta y el tema exultante que dibuja el continuo. El coral conclusivo está compuesto sobre la estrofa de un himno que Paul Gerhardt escribió en 1653, con la melodía anónima "Que la voluntad de Dios se cumpla siempre".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved