[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 101: Aparta de nosotros, Señor, el severo castigo
Kantata 101: Nimm von uns Herr, du treuer Gott
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Escrita para el décimo domingo después de la Trinidad, esta obra se estrenó el 13 de agosto de 1724. Sus siete movimientos emplean literalmente o en forma de paráfrasis, las estrofas correspondientes de un himno escrito por Martin Moller en 1584, himno que refleja los horrores de la peste que asoló a Europa en aquellos días. El Evangelio del domingo, que alude al anuncio de la destrucción de Jerusalén y la Purificación del Templo, lo convierte el libretista en una plegaria por la paz amenazada, como también por la concesión de la gracia y la misericordia divinas. La partitura prescribe cuatro solistas vocales, coro, flauta, dos oboes, taille, dos violines, viola y un continuo que incluye trompa, tres trombones y cuerdas

El coro inicial es una vasta composición sobre el himno de Moller, concebida en estilo de motete y casi arcaica en su rigor y complejidad. La orquesta proporciona a este coro un comentario entrañable expresado en idioma cromático. El aria para tenor (II) es comparativamente convencional. Asombrosos resultan en cambio los cuatro movimientos siguientes (arioso para soprano, aria para bajo, arioso para tenor y dúo para soprano y contralto), cada uno de los cuales constituye a la vez una paráfrasis del texto y una variación melódica del coral: en el arioso de la soprano, muy ornamentado, la melodía del coral alterna con recitativos; en la apocalíptica aria del bajo, los versículos del coral son confiados unas veces al cantante y otras son expresados por la orquesta; en el arioso del tenor, el coral alterna de nuevo con el recitativo; y finalmente, en el dúo de la soprano y la contralto, una melodía de siciliana y un movimiento concertante de los instrumentos de madera, se unen al coral en una combinación extraordinaria. La obra finaliza con un sencillo coral a cuatro voces sobre la última estrofa del himno "Señor, llévanos de tu mano y bendice nuestra ciudad y nuestro país".



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved