[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 61: Ven, Salvador de los gentiles
Kantata 61: Nun komm, der Heiden Heiland I
Cantata Religiosa Compuesta en

Destinada al primer domingo de Adviento, la cantata 61 se estrenó en Weimar el 2 de diciembre de 1714. Hay indicios de que Bach la presentó en Leipzig en 1717, cuando fue invitado por las autoridades de la Universidad para que ensayara el órgano de su iglesia. La obra tiene toda la frescura de sus composiciones de juventud, y su expresión es en todo momento cálida y persuasiva. El texto, conciso y bien escrito, es de Ermann Neumeister, quien lo completa con estrofas de coral y una cita bíblica.

El primer movimiento, que inician de manera sucinta los violines al unísono, las violas, el fagot y el órgano, es un admirable coro en forma de obertura francesa (lento-rápido-lento), en el que Bach emplea cuatro líneas del himno latino "Veni redemtor genitum" (Ven redentor de los gentiles), traducido al alemán en la Edad Media. Los restantes movimientos son: recitativo y arioso para tenor, aria para la mismo voz, recitativo para bajo, aria para soprano y coro. Los dos primeros son de una concepción extremadamente sencilla: Bach, al parecer, no contaba en ese momento sino con cantantes de limitados recursos. Pero dentro de tal limitación, la música expresa con eficacia la alegre expectativa propia del Adviento. El acompañamiento del aria, con su atractivo ritmo de danza, muestra lo que Bach debe a las tendencias programáticas y colorísticas de la música instrumental francesa. Página excepcional es el breve recitativo del bajo sobre las palabras de Cristo "Mirad, he llegado y llamo a la puerta" (Apocalipsis 3/20), en donde los violines, las violas y el continuo ejecutan en pizzicato una serie de acordes que describen la escena. A la merecida popularidad de la cantata contribuyen también el aria de la soprano y el coro final. El aria, con el apoyo de los chelos y el órgano, expresa con el candor de una canción navideña, las palabras "Ábrete con alegría corazón mío, que Jesús viene a tí". El coro, acaso demasiado breve, confirma con esplendor la feliz promesa del Adviento. Curiosamente, el Amén no se sitúa al final sino al comienzo de la estrofa



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved