[ Primera Página ]         [ Introducción ]         [ Sobre el Autor ]         [ Mapa del Sitio ]    
Cantata 2: Oh Dios, dirige desde el cielo tu mirada
Kantata 2: Ach Gott, vom Himmel sich darein
Cantata Religiosa Compuesta en Leipzig

Esta cantata-coral, escrita para el segundo domingo después de la Trinidad de 1724, se basa en una paráfrasis de Martín Lutero sobre el Salmo 12, antiguo cántico para ese domingo donde el rey David se lamenta de que "hayan desaparecido los creyentes de entre los hijos de los hombres" y anuncia que Jehová destruirá a los hipócritas. El anónimo libretista conserva a la letra el texto de las estrofas primera y última del himno y modifica las estrofas intermedias para convertirlas en dos recitativos y dos arias.

El constante aumento de las fuerzas vocales confiere al motete que inicia la obra su dinámica característica. Tanto la instrumentación- cuatro trombones, dos oboes, cuerdas y continuo- como el estilo de motete, produce un efecto de severidad arcaica. El recitativo para tenor y continuo (II) ilustra las palabras "Ellos enseñan la astucia vana y mentirosa". Enseguida, y dentro del mismo movimiento, un extremo cromatismo traduce el desarreglo moral. En contraste con el rigor del primer coro, las dos arias (III y V) están escritas en el estilo de las arias italianas de la época. En la primera, confiada a la contralto, Bach utiliza dos temas deliberadamente informes con el obvio propósito de representar las doctrinas que pervierten la palabra de Dios. El marco instrumental es reducido: apenas un violín concertante y un continuo de chelo y órgano. El recitativo para bajo y cuerdas que viene enseguida se convierte pronto en arioso, como ocurre cada vez que Bach necesita aumentar la fuerza expresiva de los solos vocales. En la segunda aria, a cargo del tenor, los oboes doblan la línea superior de las cuerdas. Los afables acordes que se oyen sobre un ritmo de danza a lo largo de la primera parte, reflejan plásticamente las palabras del texto: "Mediante el fuego la plata se purifica, mediante la Cruz la palabra se hace verdad". El coral conclusivo tiene la habitual sencillez de tales movimientos, aunque esta vez Bach acude a toda la orquesta para reforzar la parte vocal.



Copyright 2000-2007 Julio Sánchez Reyes - Todos los derechos reservados - All Rights Reserved